twitter

jueves, 30 de julio de 2020

Brexit: Preparativos para el fin del periodo transitorio


Ya han pasado 4 años desde que el Reino Unido decidió abandonar la Unión Europea (UE), vía el ya histórico referéndum; y 8 meses desde que el Big Ben anunció la formalización del Brexit, abriendo así un periodo de 12 meses para acabar de establecer la nueva relación con la UE.
A día de hoy, con 8 de los 12 meses consumidos y con muy pocos avances conseguidos, la UE encara la recta final de las negociaciones con el escollo del plan de recuperación y los presupuestos (el otro gran punto de su agenda) superados , pero con las conversaciones con el Reino Unido estancadas.

Ante semejante escenario, el pasado 9 de julio la Comisión Europea emitió un comunicado donde definió su postura actual en esta materia para poder hacer frente a la situación ante cualquier eventualidad.

En lo que a materia aduanera se refiere, el documento dice que las formalidades aduaneras exigidas por la legislación de la Unión se aplicarán a todas las mercancías que crucen la frontera entre ambos territorios. Es decir, el Reino unido se considerará un tercer país. Esto sucederá incluso si se establece con el Reino Unido una ambiciosa zona de libre comercio, sin aranceles ni contingentes sobre las mercancías y con cooperación aduanera y normativa.

En ese caso y según el documento, por parte de la UE, las autoridades aduaneras llevarán a cabo sus controles con arreglo al código aduanero de la Unión, de acuerdo con el sistema común basado en el riesgo aplicado a cualquier otra frontera exterior de la Unión, en lo que se refiere a la circulación de mercancías en las relaciones con terceros países.
Por todo ello, a partir del 1 de enero de 2021, las empresas de la UE que deseen realizar operaciones de importación o de exportación con el Reino Unido habrán de asegurarse de que disponen de un número de registro e identificación de los operadores económicos (EORI) para poder cumplir los trámites aduaneros.

El comunicado también especifica que los números EORI expedidos por el Reino Unido dejarán de ser válidos en la Unión. Las empresas establecidas en el Reino Unido que deseen importar en la Unión tendrían que obtener un número EORI de la UE, o designar a un representante aduanero de la Unión cuando así proceda.

No solo eso, sino que las autorizaciones de los operadores económicos autorizados u otras autorizaciones expedidas por el Reino Unido dejarían de ser válidas en la Unión.

En cuanto al régimen aduanero y tributario aplicable a la importación y exportación de mercancías, el comunicado dice que los comerciantes deberían poder demostrar el carácter originario de las mercancías comercializadas para poder acogerse a un trato preferencial en virtud del posible acuerdo futuro entre la Unión Europea y el Reino Unido. Los productos que no cumpliesen los requisitos de origen no se beneficiarían de estos acuerdos comerciales preferenciales.

Por lo que las empresas de la UE deberían estar listas para empezar a tratar cualquier contenido que provenga del Reino Unido como "no originario" en el contexto del comercio con los actuales socios preferenciales de la Unión, con el fin de asegurarse de que sus exportaciones puedan seguir beneficiándose del trato preferencial dispensado, en virtud de los acuerdos de libre comercio de la Unión en cualquier situación una vez finalice el período transitorio.

En conclusión, es más que probable que esta nueva situación conduzca a un aumento de costes y cargas administrativas por parte de las empresas, así como de los plazos de entrega en las cadenas logísticas de suministro.

Sin embargo, la realidad es que hasta que no se materialice los acuerdos entre el Reino Unido y Europa, no podremos estar totalmente seguros de cómo se verán afectadas las importaciones y exportaciones.

Si necesitas operar con Reino Unido, en APR estaremos a tu entera disposición para darte solución a tus necesidades tanto de transporte y logística internacionales como en materia aduanera, así como para resolver todas tus dudas sobre las nuevas condiciones y la situación con Gran Bretaña.

viernes, 10 de julio de 2020

Cómo elegir a tu transitario

En nuestro último post os explicamos qué se necesita para empezar a exportar y la importancia de la figura del transitario en este proceso, en el de hoy hablaremos de cómo escogerlo.

Mover mercancías por el mundo no es una tarea fácil, de hecho, es un trabajo crítico, ya que no solo está en juego una operación en concreto, sino, parte del futuro de tu empresa también. Realizar mal una operación no solo puede generar retrasos, sobrecostes y posibles penalizaciones, sino que también puede repercutir en multas e inspecciones, y eso sin mencionar el coste reputacional que todo eso implica.

Como ves, la elección de tu transitario de confianza es muy importante y va mucho más allá del precio del envío. Tanto si eres una persona que va a realizar una operación internacional por primera vez y no sabe por dónde empezar, como si eres una persona que lleva muchos años en el transporte internacional y tienes una larga cola de comerciales de empresas transitarias esperando a que les atiendas, has de tener en cuenta los siguientes factores:

  • Trayectoria y reputación: Como en cualquier ámbito, la confianza es básica, y más si tenemos en cuenta que lo que está en juego es éxito de una operación comercial y por tanto la imagen de tu empresa y posibles consecuencias económicas y fiscales. ¿Pero cómo puedo saber si el candidato que tengo delante es el adecuado? Empieza informándote sobre cuantos años de experiencia tiene detrás, el perfil de los operativos que llevará tu operación y si puedes, averigua su reputación en el sector.

  • Solvencia: Es una buena práctica comprobar la solvencia de todos tus proveedores, y los transitarios no debería ser una excepción. Es de vital importancia estar seguro que tu socio va a ser capaz de responder ante cualquier problema y situación. Busca sus últimas Cuentas Anuales presentadas en el registro para saber a quién tienes en frente antes de empezar a trabajar con él.

  • Capacidad de asesoramiento: Según el tipo de tu mercancía y las urgencias que tengas, puedes requerir la selección de rutas directas, el tiempo de tránsito más breve, la posibilidad de utilizar la opción más económica, tratamiento especial de tus mercancías, servicios logísticos complementarios… El asesoramiento personalizado es clave, evita empresas que te traten como un número.

     

  • Atención al cliente: Suele ser habitual que durante un proceso de venta exista un buen nivel de asesoramiento, pero por desgracia una vez eres cliente, muchas veces, el nivel de atención que recibes se reduzca. Esto puede manifestarse de varias formas: demasiados puntos de contacto, o lo que es peor que estos sean aleatorios, tardanza en contestar a tus peticiones o dudas, mal seguimiento de tu envió, falta o tardanza en las notificaciones… Como regla general busca alguien que te valore como cliente.

     

  • Red internacional: Existen dos modelos (tres si consideramos el mixto): las empresas que tienen oficinas al rededor del mundo y que trabajan en exclusiva entre ellas, y las empresas que trabajan con agentes (otras empresas internacionales asociadas que se encargan del trabajo en su respectivo país). Ninguno de los modelos es mejor que el otro, pero hay varias consideraciones a hacerse. Por un lado, las empresas del primer grupo están más encorsetado ya que si una de sus delegaciones internacionales tiene un estándar de trabajo diferente, no puede cambiarla. Mientras que, por el otro lado, aunque las empresas del segundo grupo tienen mayores alternativas, crear una buena red de agentes es muy difícil y lleva muchos años de trabajo. Indaga en este apartado en las conversaciones con tus candidatos.

     

  • Aduanas: El despacho de aduanas es uno de los puntos más críticos de la cadena logística internacional. Realizarlo mal puede causar desde sobrecostes por una mala clasificación de la mercancía, a multas, intereses e inspecciones. Por ello es importante elegir un transitario con un buen departamento de aduanas que evite estas situaciones y que defienda tus intereses ante la Aduana desde el respeto más absoluto de la normativa. Por regla general los indicativos principales son dos: el pasado de la empresa (las empresas que antes eran representantes aduaneras puras y que con el tiempo han pasado a realizar el transporte también, suelen ser más rigurosas en este aspecto que las que han hecho la evolución a la inversa) y el precio del despacho, ya nadie que respete como se debe este proceso, realiza despachos por pocas decenas de euros, ni mucho menos los regala. Tener un buen agente de aduanas de tu lado te ahorrará problemas y dinero a medio y largo plazo.

     

  • Capacidad tecnológica: Esta capacidad marcará la independencia con la que podrás gestionar y seguir tus envíos, además de la fiabilidad del servicio con la automatización de sus procesos internos, por ejemplo. Puedes preguntar a tus candidatos si tienen herramientas para auto-ofertarte, de seguimiento del envío, una buena plataforma para el cliente, y si vas a tener una relación importante con el transitario, la capacidad para integrar sistemas.

     

Como puedes ver, son muchos los factores que has de valorar a la hora de elegir a tu transitario de cabecera. Elegir únicamente en base del precio es una decisión que puede salirte cara en términos económicos, fiscales, de imagen y de sobre-esfuerzos innecesarios.

Si has leído hasta aquí, aprovechamos para recordarte que APR es una empresa financieramente muy sólida, con más de 180 años de experiencia en el ámbito aduanero y más de 50 en el de transporte internacional, contamos con una red de agentes de primer nivel en los 5 continentes y basamos nuestra filosofía en la calidad del servicio a nuestros clientes y la innovación tecnológica, sobre todo de procesos. Nuestra experiencia y reputación en el sector nos avalan.

¿Quieres saber más? ¡Contáctanos!

jueves, 18 de junio de 2020

¿Que necesito para empezar a exportar?


Tras mucho análisis y trabajo lo tengo decidido: ¡Voy a exportar! Pero, y ahora, ¿qué?

¿Qué formalidades he de realizar para exportar? ¿Qué medio de transporte utilizo y donde lo contrato? ¿Cómo hago llegar la mercancía a dicho medio de transporte? ¿Como se hace el despacho de aduanas? De acuerdo, pero, y luego, ¿qué?, ¿Quién recoge la mercancía en destino? ¿Quién manipula la mercancía allí? ¿Quién la lleva al cliente? …. ¡Esto desanima a cualquiera!

¡Espera, no te rindas tan pronto!, que para eso estamos las empresas como APR. Los transitarios somos un colectivo capaz de gestionar toda esta complicada cadena para que tú y tu empresa podáis dedicaros a lo que de verdad sabéis hacer.

Ya que no todos los transitarios son iguales, y esta cadena es crucial, no solo para el futuro de tus operaciones internacionales, sino en gran medida también para el futuro de tu empresa, elegir bien a tu transitario es muy importante, pero ese tema ya lo trataremos otro día. Hoy hablaremos de los pasos que necesitas hacer tú, como empresa, para empezar a exportar y para que nosotros podamos ayudarte a cumplir con tus compromisos.

Antes de nada, para que tu empresa pueda empezar a exportar y que nosotros podamos gestionar tu operación, es preciso:

      Tener un NIF, seguro que, a estas alturas, esto no te pilla por sorpresa,
      Un número EORI, el cual es muy sencillo de obtener a través de la página web de la Agencia Tributaria con la firma digital de tu empresa, y;
      Darnos autorización para el despacho aduanero, también a través de la página web de la Agencia Tributaria con la firma digital de tu empresa.

Con estas tres cosas tu empresa ya está lista para realizar cualquier exportación. A partir de ahora, para cada operación, requeriremos la siguiente información:

      El tipo de mercancía:  principalmente para tomar las precauciones necesarias para gestionar tu envió y para poder clasificar correctamente la mercancía a la hora de hacer el despacho aduanero.
      El Incoterm pactado: Esto condicionará el alcance de nuestros servicios. Los Incoterms son términos comerciales estándar a nivel global, que ayudan a simplificar las transacciones internacionales ya que en ellas se delimitan las obligaciones de cada parte, la transmisión del riesgo y el reparto del coste de la operación. Esto se decide entre el comprador y el vendedor antes de cerrar cualquier operación internacional, pero siempre recomendamos que seáis vosotros quien negocie y controle el flete de las operaciones, ya que así, podéis obtener mejores condiciones y, sobre todo, tener control sobre el embarque. A modo orientativo y resumido, en la exportación, lo ideal es vender en condiciones CFR/CIF (y a la importación comprar en condiciones FOB/FCA).
      País de destino, peso bruto y volumen del envió:  Son los factores más determinantes para gestionar el envío y para calcular el coste de tu operación.

Además, a nivel documental se necesita como mínimo:

      La factura comercial:  Es el documento que acredita la transacción entre el vendedor y comprador. Tiene valor fiscal y contable
      La lista de contenido o Packing List: Es un documento de control, emitido por el exportador, para detallar todos los bultos, cajas, fondos o paquetes que componen una expedición, así como el peso y contenido de cada uno, identificándolos con un número o referencia. Uno de los objetivos de este documento es facilitar la labor de inspección y reconocimiento de los bultos que comprende el embarque y que figuran en la factura comercial.


Una vez recopilado todo esto, ya estamos listo para gestionar tu exportación, aunque según el tipo de producto o el país de destino de la mercancía se requiere más documentación y/o certificados, como por ejemplo, factura aduanera, factura consular, certificados de origen, certificado SOIVRE, certificado sanitario o veterinario, licencia de exportación, y un largo etcétera. Pero de todo esto ya te informaríamos con la antelación necesaria en las operaciones que se necesitaran.

¡Como ves, con la ayuda de un transitario como APR, el proceso de exportación se simplifica muchísimo y ganas en tranquilidad!


lunes, 2 de marzo de 2020



Covid-19 afectación en la actualidad

 

Desde que se hizo público la epidemia de Covid-19 y la mirada internacional puso su foco en China, hemos visto como ésta ha ido tomando una serie de medidas de prevención, desde construir hospitales en pocos días hasta declarar estado de excepción en determinados puntos del país debido al impacto del Coronavirus, con el fin de minimizar la propagación del virus.

Estas medidas han reducido drásticamente la actividad comercial del país ya que se cerraron provisionalmente fábricas, empresas, bares, cines, universidades, carreteras y básicamente cualquier posible foco de propagación del virus.

Durante este periodo el mayor desafío era en el transporte terrestre nacional, ya que toda China se enfrenta a una escasez extrema de transporte interior. Además, la mayoría de las ciudades fueron bloqueadas por los gobiernos locales, lo que hacía prácticamente imposible organizar las recogidas de una ciudad a otra. Esto no sólo aumentaba el tiempo de viaje, sino que también, el regreso ya que el conductor tenía que permanecer 14 días en cuarentena.

Esta situación parece estar mejorando a medida que la propagación del virus se va desacelerando. Nuestros colaboradores nos informan que el gobierno del gigante asiático está cambiando su política relacionada con el Covid-19 hasta el punto de alentar a la ciudadanía a reanudar su actividad profesional lo antes posible y a reiniciar la producción de bienes. En este sentido destacan las siguientes medidas:
·       Permiso para que los camioneros que presenten un certificado médico puedan volver a operar.
·       Incentivos especiales a las compañías de camiones con el fin de alcanzar la actividad normal.
·       Trenes gratuitos para que los trabajadores puedan acceder a las ciudades donde trabajan.
·       Peajes gratuitos, incluso para camiones con contenedores, hasta el final de la epidemia
En cuanto a la situación por regiones es la siguiente:

Norte de China
·       Se está recuperando muy positivamente y prácticamente se ha vuelto a la normalidad. Actualmente se ha reiniciado la actividad en un 80-90% y se espera llegar al 100% en la primera semana de marzo.
·       A modo de ejemplo las compañías de camiones de Dalian están operando practicante a todo su potencial y las de Qingdao se estima que al 70%.

Sur de China
·       La recuperación va más lenta que en el Norte, pero también es positiva, se estima que el 60% de las fábricas y compañías de camiones han reabierto.
·       A modo de ejemplo en el área de Xiamen el 90% de las fábricas y el 60% de las compañías de camiones han retomado sus actividades.

China Central
·       La recuperación es bastante más lenta que en el resto de China debido a la escasez de camiones. Se estima un déficit de la industria en general del 15% (la semana pasada era del 50%) y las compañías de camiones están operativas al 40 % (incremento del 100% respecto a la semana pasada).
·       Por ejemplo, en el 60% de las fábricas de Shanghái están completamente operativas.
·       Se estima recuperación plena la primera semana de marzo.

Estas buenas noticias parecen ser el principio del fin de la crisis del Covid-19 en China, pero desde APR ya advertimos que “logísticamente” no podemos dejar de estar alerta, ya que ahora se va a iniciar una época bastante convulsa debido al desajuste entre la oferta y la demanda del transporte internacional, los Blank Sailing de los buques con origen China y la incipiente proliferación del virus a nivel mundial.

lunes, 10 de febrero de 2020

El impacto de las infecciones y la extensión del coronavirus nobel (2019-nCoV), imprescindibles para la economía global


Por el momento, sabemos que muchas Empresas chinas volverán a trabajar desde sus respectivas sedes (hasta ahora muchas los hacían on-line desde casa) a partir del 10 de febrero. La situación varía de ciudad en ciudad y de provincia en provincia. Incluso zonas cercanas como Taiwan y Hong Kong se encuentran afectadas y con sus actividades restringidas parcialmente.
Terminal de Jeddah, sin actividad